Friday, April 22, 2005

Tres Chile posibles.

Chile pobre.
El Chile que conocimos: pobre y miserable, desnutrido y con pocos niños sobreviviendo, con vidas breves, mal vestido, sin educación básica; el Chile tercer mundo profundo. En los últimos años parece que hemos aprendido algo y lo estamos dejando atrás. Pero no es difícil recordarlo, una parte de nosotros aun lo vive cotidianamente. Este Chile es todavía un Chile posible y nos obliga a recordar los errores históricos que no debemos repetir.

Chile nadie.
El Chile que se construye hoy, si nos va bien en lo que ya estamos haciendo. Un Chile sin miseria, de gente básicamente educada y con profesionales de calidad más o menos estándar a nivel global; un Chile de buenos pescadores, mineros, leñadores, agricultores, comerciantes detallistas, capaces de aprovechar las tecnologías que el mundo produce y de trabajar y vivir en condiciones comparables a las de cualquier localidad mediana del primer mundo. Si el mundo se redujera a Chile, este Chile sería una combinación de una ciudad minera, tal vez Calama, de un pueblo agrícola como Curicó y de un lugar pesquero como Chonchi. Una lenta desaparición de escena en una medianía estándar algo acomodada.

Chile atinando.
Un Chile con identidad en el mundo global; de gente con habilidades valiosas y con un estilo atractivo. Un Chile con know how propio que no se puede encontrar mejor en otra parte del mundo, de gente con conocimientos indispensables. Con un estilo de convivencia que cultive tradiciones que enriquecen el mundo global. El Chile admirador de su pasado y de sus etnias, de Ercilla, adolorido de sus pobres, de Mistral, voluntarioso de cambio, de Neruda, incondicionalmente comprometido, de Alberto Hurtado, impaciente con las ideologías y el cartuchismo, de Parra. Y también un Chile de patentes tecnológicas de primer nivel, indispensables para llevar al mundo alimentos y materiales de innovada calidad y que cuiden como algo muy valioso nuestra ecología especial.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home