Thursday, April 21, 2005

Nuestra Inferioridad Económica

Recomiendo decididamente leer el libro Nuestra Inferioridad Económica que escribió Francisco A. Encina hace un siglo, en 1911.

En él apunta a nuestra educación - por libresca, por producir profesionales liberales educados pero pasivos, por no desarrollar el carácter y el espíritu empresarial y comercial, por producir multitudes de cesantes ilustrados y a medio ilustrar- como a una de las causas de nuestra inferioridad económica. Apunta a la ausencia de "virtudes económicas" tales como la capacidad de asociación, la ética, la responsabilidad, la puntualidad etc., como otra de las razones de lo mismo. Apunta en suma a la decadencia del "espíritu de nacionalidad", a la ausencia de toda ambición colectiva, como la causa medular de la inferioridad económica de Chile- país al que compara sistemáticamente no con América del Sur, sino que con Europa y Estados Unidos (¡vaya insatisfecho obsesivo dedicado a sacarse malas notas!).

Es notable como resuena Encina con nuestras discusiones de hoy, un siglo después. Especialmente cuando señalamos la ausencia de un sentido patriótico como la causa de fondo de nuestro malestar nacional. También cuando acusamos a nuestra educación, pero también cuando nos ilusionamos con arreglarla formalmente mejorando solamente su calidad de educación liberal, la calidad con que entrega conocimientos. También cuando señalamos la debilidad emprendedora y la dificultad asociativa de nuestro estilo nacional. Parece que hay males profundos que duran un siglo y que no pueden ser corregidos simplemente mediante políticas económicas.

Sin dejar de recordar el tiempo transcurrido desde que fue escrito, Nuestra Inferioridad Económica nos refuerza la convicción de que el ser de Chile necesita más cuidado.

2 Comments:

At 8:03 AM, Blogger Herman Schwember said...

Muy bueno volver de vez en cuando a Encina, donde encontré las sugerencias para mi último libro*.

Respecto de educación, hemos pasado del error de lo libresco al error, todavía peor, de los tests universales. Como educador yo aprendí, con Fernando Flores y Mario Valdivia, que lo más importante para un educador es saber "observar aprendizajes".

Hay nota al respecto en mi blog tentativo (no tomar muy en serio): hermansch.blogspot.com/2005/03/

Cordialmente Herman Schwember

 
At 7:39 PM, Blogger Francisco Valdivia said...

Que abridor de ojos, en cuanto a la realidad de la "oportunidad histórica" que enfrentamos en la actualidad, que resulta ver que hace un siglo, tenìamos, prácticamente, el mismo sistema educativo que el actual. Ahora, probablemente es más masivo. Compartiendo la visión de lo errado que ha sido la mirada sobre educación en el pais y el mudno en general; para mi, es más abridor de ojos aún ver como el tema de educación es tratado en la prensa y en la discusión entre los candidatos actuales.

 

Post a Comment

<< Home