Friday, April 22, 2005

Democracia, Libertad, Democracia, Libertad.

Recomiendo The Future of Freedom de Fareed Zakaria, amazon.

¿Por qué los ciudadanos en todas partes desconfían de los sistemas políticos, del mundo de la política y de los políticos mismos que ellos eligen? ¿Por qué la participación en política -simplemente participar en eleciones como votantes- parece interesar a cada vez menos ciudadanos en el mundo? Provisto de innumerables ejemplos, este libro escrito en 2003, argumenta que la razón de esto estriba en el secuestro de los sistmas políticos -parlamentos, municipios, poder ejecutivo, sistemas legislativos etc- por grupos de presión y sus lobistas y encuesteros profesionales, quienes han adquirido gran poder de atemorizar a nuestro representantes convirtiéndolos en juguetes de la "opinión pública", haciéndoles perder toda autoridad y el respeto de los ciudadanos. ¿La causa? La creencia de que siempre es más democrática la democracia directa y menos la representativa, y de que hay que permitirle siempre el mayor control directo posible al ciudadano común sobre sus representanates y los procesos de decisión en general. Estos espacios de control, sin embargo, son precisamente los que han permitido la emergencia y proliferación de grupos especiales profesionalizados que tienen cada vez más poder para definir agendas y movilizar opinión organizada. Y el ciudadano no organizado se siente cada vez más excluido - ahora no basta con elegir representantes para constituirse en ciudadano ahora hay que organizarse en grupos de presión- y ve cómo su representante es cada vez un líder más débil, menos confiable y más susceptible de ser atemoriizado por una "oponión pública" manipulada. No siempre más democracia es mejor democracia.
Merece que lo tomemos en serio.

Y no siempre más democracia es mejor democracia también en los países del tercer mundo que se encuentran diseñando sus estados democráticos incipientemente. Zaccaria argumenta que la democracia funciona bien solamente en el caso de sistemas políticos que ya han avanzado por la senda de constrituirse en estado liberales, estados donde se repetan fundamentales libertades públicas y privadas. Una democracia instalada en un sistema político que carece del respeto a estas libertades termina habitualmente presa de la demagogia, del estatismo, y se vuelve caótica. La historia parece darle la razón, en Inglaterra, en Estados Unidos, más tarde en Europa, y más tarde en Asia, y pone también como ejemplo a Chile. En todos estos casos le democracia se fue constituyendo sólidamente sólo una vez que los estados se habían constituido como estados liberales y durante períodos de tiempo más o menos largo en los que sus sistemas políticos eran poco democráticos o francamente autoritarios.
Merece que lo tomemos en serio en Chile si nos damos cuenta que todos, aunque no nos guste, tendremos que reinterpretar a Pinochet y su gobierno; en este caso, especialmente los que, como yo, venimos de la izquierda.

1 Comments:

At 7:30 PM, Blogger Francisco Valdivia said...

Uf!... que fuerte la última parte de tu post, pero no por eso menos válido, para elaborar un "cuento" de futuro para nuestro país (sobretodo pensando en un Chile atinado como lo llamas), quizás tengamos que comenzar por reinterpretar lo que fue nuestro pasado, en una visión común... la pregunta que me hago, es como logramos que la derecha se suba a este juego?

 

Post a Comment

<< Home